13/11/16

EL VIAJE PSICODELICO DEL DOCTOR STRANGE


En un año que se perfilaba competitivo y difícil en el eterno enfrentamiento MCU-DCCU, a medida que va cerrándose el año ya sabemos quién se lleva el premio, y aunque hayan los detractores, Marvel lo hizo de nuevo.

Si con Captain America: Civil War, se generó la fractura de Los Avengers, (y desde la FOX: Deadpool nos demostró que le importa un c….. la vida, y Apocalypse tuvo un encontronazo con Dark Phoenix) con Doctor Strange  las cosas se ponen, a falta de una mejor palabra, más extrañas que nunca. 

Si con las películas anteriores Marvel había explorado conceptos de extraterrestres, limitaciones gubernamentales, experimentos científicos, este nuevo filme, dirigido por Scott Derrickson (especializado en el cine de horror mayormente), busca presentarnos un mundo más místico, en donde la magia y la manipulación de la realidad son cosa de todos los días.

(Como se conecta este mundo psicodélico al mundo de Los Avengers? Es el gran dilema que los hermanos Russo deberán resolver para Avengers: Infinity War…y esto será lindo de ver…)

El mismísimo Sherlock Holmes, Benedict Cumberbatch se viste la Capa de Levitación e interpreta al doctor Stephen Strange, adornándole con la arrogancia e inteligencia que resaltan en los personajes que suele interpretar, ayudado por una caracterización  que es uno de los mejores traspasos del comic a la realidad. (meses atrás, en plena producción se había confirmado que el personaje llevaría su traje como del comic – con capa y todo -  y esto pudo haber sido riesgoso a la hora de la ejecución)


 Lo secundan un cast impecable: Rachel McAdams, como la colega Christine Palmer (a quien le faltó tiempo y momentos para brillar), Tilda Swinton, con la Ancestral (que casi se roba el espacio de Strange con su tranquila y correcta interpretación), Chiwetel Ejiofor, como el Baron Mordo (y posible futuro villano), y Mads Mikkelsen, como Kaecilius. Nota especial para Benedict Wong, como Wong (el badass bibliotecario guardián)

El argumento es la típica plantilla de una película de origen, marca Marvel: el personaje principal, rico, egoísta y arrogante, se topa en una situación – pérdida total del uso de sus manos en un accidente automovilístico -  que le llevan a repensar su estilo de vida, solo que en lugar de hacerlo en una cueva (como Tony Stark), lo hace en Nepal y aprende ciertos secretos místicos que para él “no tendrían sentido” si tuviera que seguir en su zona de confort. Con entrenamiento, estudio y prácticas, se va demostrando que el neurocirujano tiene habilidades escondidas para las artes místicas, sumadas a su natural curiosidad que lo llevan incluso a lidiar con secretos y elementos prohibidos.

El aspecto más alto de esta película, es el visual. Tiene la familiaridad de Inception y sus pliegos de realidad, pero ahondando un poco más (diríase que la lucha de Joseph Gordon-Levitt en el pasillo giratorio, tiene su contraparte en el ataque al Sanctum de Nueva York), llevando al espectador en un viaje multidimensional y caleidoscópico que raya lo alucinógeno. Y no es algo malo, ya que es el núcleo mismo del misticismo de Doctor Strange. Solo mirar las alocadas imágenes del comic original para entenderlo.



Otro punto alto es la identidad musical que le otorga el score desarrollado por Michael Giacchino, que si bien tiene toques de StarTrek por ser el mismo compositor, ese riesgo de tomarse el acid trip musical y mezclar cuerdas orientales, influencias de Pink Floyd y elementos barrocos, digamos que suman muchísimo (ej: Go for Baroque). Esto es un ejemplo claro de que no estamos frente una película de superhéroes cualquiera.

El villano, no es el más destacado. Kaecilius fundamenta sus acciones como una suerte de rebelión contra sus maestros y reclama el conocimiento del uso de otras dimensiones (según lo prometido por otro villano mayor) pero no se llega a ahondar en sus convicciones, eso si… es el personaje que detona alguna de las escenas de enfrentamientos más increíbles de la película. (Spoiler: Tomar nota de que esta tibieza no sucede con Mordo, al final del film ya sabemos cual es su orientación y aprendimos a lo largo de su soporte a Strange, que su pensamiento demasiado recto, lo llevan a cambiar de bando y seguro sabremos mas de él mas adelante)

Doctor Strange es una película que logra hacer algo especial y único en lo visual, mejora lo que ya conocemos de Guardians of the Galaxy (la escena con el Orbe) y en Ant-Man (la dimensión subatómica). En lo narrativo hay similitudes con otras películas que hemos visto en los últimos años, pero por primera vez se explora el Multiverso, o esas dimensiones paralelas que existen en el mundo de Los Avengers pero que están fuera de su capacidad, por más poderosos que sean. El enfrentamiento final demuestra que Doctor Strange ha escalado alto en conocimiento y su entrenamiento científico se complementa con su entrenamiento místico al que se suma la convicción de que su vida ya no es la misma de cuando era el arrogante neurocirujano: la imagen de su solitaria silueta recortada contra el Sello de Vishanti (elemento clásico del comic) en el Sanctum de Nueva York, su nuevo hogar, y aferrándose al recuerdo del "tiempo" (reloj) pasado de su vida anterior, es la prueba de ello.

Doctor Strange will return, dice al final de los créditos (después de dos espectaculares escenas post-creditos, y un recordatorio de que se debe manejar con cuidado) y contamos con ello.!!! 



30/8/15

En defensa de los Cuatro Fantásticos...

Si hay un título que en los últimos días se ha convertido en el hazmerreír en el mundo, ese es el de Los 4 Fantásticos, uno de los equipos de supers más antiguos de Marvel, y que por una de esas cosas de la vida no llega nunca a repuntar más allá del resultado de pasable a mediocre, en términos cinematográficos.

Ese label se le pegó en la frente a Los 4 Fantásticos del 2015, una producción que cuenta con un equipo prometedor de jóvenes estrellas,una idea argumental inicialmente sólida (la línea de los Ultimates FantasticFour de inicios del 2000, un reboot del comic donde no solo modifican la edad de la familia, sino que también se modifican los orígenes de sus poderes) y una oportunidad brillante de resarcir los errores de las anteriores.


El resultado: una guerra mediática entre el director (el novato Josh Trank) y el estudio (FOX). Los artículos negativos sobre las historias de la producción hablan de las juergas e irresponsabilidades de Trank, un casi intercambio de golpes con el de por si egocéntrico Miles Teller(Reed Richards) y una intervención del estudio recortando presupuesto,reescribiendo guiones, cambiando el personal y editando el material final llevando a Trank al borde de la histeria (según un tweet la versión final estrenada no fue su versión). O sea, si nos ponemos a sumar dos mas dos, si las cosas fueron asi desde el comienzo, el resultado está a la vista: una película vacía, demasiado plana, personajes desaprovechados (Hello Sue!) y sin cameo de Stan Lee!!! en la que un par de ojos medianamente amaestrados con algo de cine puede notar los errores de edición y la diferencia de tono entre las partes.

(desde aqui spoilers)

Pero no todo es tristeza para los cuatro amigos, porque hay elementos que rescato y que quiero destacar: al ser una película de orígenes,la importancia de ver la evolución de como este grupo de superhéroes aprende a manejar sus dones siempre es interesante (a mi me gustan mucho los orígenes), y en este caso, los jóvenes lo aprendieron en carne viva, literalmente, y no fue que se recuperaron en un hospital de Aspen como la versión del 2004, sino que fueron sometidos a confinamiento y manipulación del gobierno como ratones de laboratorio.

En pantalla, no es necesariamente un momento divertido ver a Johnny en llamas, como un cuerpo calcinado tirado en un rincón, mientras Reed  trata de ayudar a esa mole de piedras que pide ayuda, antes de notarse a si mismo deforme, sangrante y estirado. (se ven vistazos del talento de Miles Teller en estos momentos, en los que le rebajó el aburrimiento). Esta escena en particular es un hito a tener en cuenta.

En ningún punto vemos los icónicos trajes azules, sino que vemos que cada uno de ellos lleva un traje especial adecuado a sus poderes o necesidades. El más peculiar es el de Reed, bien “casero” con cables y resortes que evocan la función de extenderse como la hace su cuerpo. Creo que es un gran item, que apela al “realismo” pretendido. Destacamos que La Mole, simplemente no usa traje, asi que su gran trasero está al aire todo el tiempo. (jajaja)

Por otro lado el pobre Víctor Von Doom. Una vez más, al brillante científico egocéntrico se lo presenta sazonado con un amorío fallido que al final tampoco fue bien elaborado. Visualmente, es pobre (en ese sentido, punto para la versión anterior que si se parecía mucho al comic) y no es para nada amenazador como debió ser pero tiene un par de momentos en los que utiliza su nuevo poder adquirido (como un pulso) con bastante efectividad. Tiene un par de líneas muy interesantes (antes del accidente) que hacen referencia a como los verdaderos ejecutores de los grandes adelantos de la humanidad (concretamente hablando del alunizaje) son los que nunca son mencionados y acaban olvidados o en la pobreza, cosa que no deja de tener razón.

En general Fantastic Four es como un electrocardiograma, donde a ciertos picos le contraponen muchos bajos, pero es pasable de ver. Nunca vamos a conocer los pormenores de la producción, (quizá en algunos años a alguien se le ocurra hacer un documental llamado “La maldición de los Cuatro Fantásticos” y puede que sepamos más detalles de ésta y las anteriores y el porqué de sus fracasos) pero la realidad es que mucho tiene que ver el efecto dominó de los reviews negativos,  y eso fue el beso de la muerte para Fantastic Four.

Los fans en las redes lloran porque los derechos retornen a Marvel – como pasó con Spider-Man - para que se tomen cartas en el asunto, pero personalmente ya no creo que sea el momento: la saturación del género de superhéroes está llegando a su pico máximo,y no estoy segura de que la Primera Familia de Marvel, aguante otro fiasco. Dejen por favor a Reed, Sue, Johnny y Ben en paz.

Mi puntuación: 5.5/10

NOTA: un premio al editor del trailer que hizo un trabajo...fantástico. XD

7/6/15

WE DON´T NEED ANOTHER HERO....

Cuando el trailer de MAD MAX: FURY ROAD salió hace como seis meses atrás, no lo tomé muy en serio, es la pura verdad. No sabia que esperar,ya que estamos con tanto remake aquí y allá que para mí era uno más del montón. Cierto, me gustó el trailer, muy logrado, violento y con full adrenalina, pero traté de no emocionarme demasiado, porque ya hemos visto trailers fabulosamente bien hechos que solo anteceden a productos mediocres…pero en fin ahora puedo decir que en esta oportunidad la experiencia fue altamente gratificante!

Soy parte de la generación del Mad Max de Mel Gibson, en su época de carilindo ochentero y peinado batido con mucho spray, donde la violencia que se vertía en las escenas de esta primera trilogía causaba más de un sobresalto, al ritmo de Tina Turner. Me animo a decir que esas famosas persecuciones en el desierto australiano, hoy en dia difícilmente pueden ser superadas, si copiadas a lo loco, pero nunca superadas. Pero 30 años después vemos renacer este universo más vertiginoso que nunca y de la mano de su mismo creador,George Miller, quien tomó a su Loco Max de 1979, con orgullo hasta paternal y respetuoso, y lo acicaló para las nuevas generaciones.

(Algunos Spoilers)

Antes de continuar debo aclarar que comparto un sublime comentario realizado por amigo en especial, en el sentido de que es importante situar a esta película en el “universo Mad Max”, es decir ese universo postapocalíptico donde la existencia, correccion: la supervivencia humana se reduce a correr más rápido antes que te agarren y pelear por tu ración de vida,ya sea en la forma de agua, gasolina, aire o incluso tu propia sangre como sucede en esta versión.

He leído por ahí que sitúan la acción después de The Road Warrior,otro comentario dice que este Max es uno de los Chicos que sobrevivieron en Beyond the Thunderdome pero yo me sumo a la idea – y creo que es la más acertada – de que esta aventura es simplemente una historia mas, sin ser pre o post de nada: un argumento solitario, con su propio climax y su desenlace, en el cual Max es un hilo de soporte, un catalizador de acciones y no necesariamente el protagonista principal, porque (por favor…de pie todos y a resonar los tambores!)… es la impresionante Imperator Furiosa la que aprieta el pedal del acelerador y nos arrastra a nosotros, pobres espectadores, a este torbellino de acción donde nos salpica el sudor, nos llenamos de arena, nos golpean los huesos, todo al son de un potente heavy metal tribal que forma parte de las hordas del villano Inmortan Joe.

Max posiblemente solo quería estar tranquilo, viviendo su vida solitariamente, comiendo lagartijas y peleando con su consciencia, cuando en esas casualidades cinematográficas de la vida, se vio envuelto en un escape organizado por la misma Furiosa, en el orden de liberarse a ella misma y al peculiar harem de este dictador enfermo y deforme que se dedica a procrear,usando los cuerpos de las pocas mujeres perfectas que existen, personificadas por la nieta del mismísimo Elvis, la hija de Lenny Kravitz, una supermodelo…un cast increíble para dar vida a los únicos elementos “delicados” entre tanto hierro, motores y deformidades.

Mantener la atención en un festín visual, como lo es MAD MAX: FURY ROAD no es difícil, porque sencillamente no te da tiempo de comerte otra porción de pororó sin que te sobresaltes en el asiento y más cuando sabemos que hay muchas escenas que ni siquiera tienen CGI! Los coches son de verdad, explotan de verdad, las acrobacias son de verdad, podría hasta decirse que en un 70%todo es real (salvo la tormenta de arena, y por supuesto los backgrounds detrás de los protagonistas para los planos cercanos) y las escenas tranquilas,en las que nadie esta manejando, son como para respirar un poco antes de caer de lleno en esas horas de persecución casi eterna.

Tom Hardy correcto en este Max reloaded, con la actitud tosca, hasta casi simiesca, de hablar poco y hacerlo con gruñidos (y amplios conocimientos hematológicos…debo añadir), Charlize Theron, como la Imperator Furiosa, que les puedo decir, se lleva la película entera, siendo ella la dueña y señora de todo, alta y ruda como una guerrera vikinga y se convierte, en la protagonista no declarada. Un detalle muy geek : el actor que hace de Inmortan Joe, Hugh Keays-Byrne no es nuevo en este universo, ya que en la primera Mad Max, su personaje fue el infame motoqueiro Toecutter.

Aunque sea una película en que todo se reduce a una larga persecución, la película consigue tratar temas interesantes como la ecología (la búsqueda del Lugar Verde, el no volverse “adicto” al agua), y la religión, utilizada en este caso como manipuladora de masas (“Se mi testigo”). Asi que entrar en estos temas, es toda una proeza teniendo en cuenta que en Mad Max casi lo único que ocurre es, fundamentalmente, coches que se persiguen y chocan en planicies desiertas.

Mad Max es el tipo de película que quiero ver otra vez (jaja mi lista es enorme!) y  seguro que si me pongo a analizarmás y conversar con otras personas que ya lo vieron, algo que criticar le vamos a encontrar, pero fue, como dije al principio, una experiencia muy gratificante: una carrera desesperada donde todo explota, ruge y corre bajo el polvo. Y en el medio, Max, que todavía se ha de preguntar si está loco o no, aunque ya sabe que el héroe no es, para eso está la Imperator Furiosa.

21/5/15

LA CENICIENTA, el cuento de hadas de siempre.

Desde el primer segundo del trailer, adiviné que a esta película no podía dejarla pasar. Simple y llanamente porque Cenicienta es la más famosa y exquisita de todas las princesas Disney, hablo de las clásicas, no de las quintecientas princesas que pululan en la actualidad.
Y lo más importante: esta no es una precuela, secuela o versión paralela, o parte 5 o 6, es la Cenicienta que todos (o la mayoria) hemos visto en la infancia: sacada directamente de la versión de 1950, con algunos ajustes, unos retoques, incluso diría importantes mejoras, que la hacen un remake brillante, desde los fuegos artificiales hasta el brillo tornasolado de los inolvidables zapatos de cristal.
En una época en que el feminismo es una de las palabras más prostituidas que existen, debo admitir que sentarme dos horas a ver como una joven sobrevive a base de coraje y dulzura (en lugar de meterle bala a todo el mundo) es alentador. Y menciono lo del feminismo, porque he leído algunos comentarios donde se repite la misma cantaleta de siempre: Cenicienta debió haber echado a sus otra familia por si sola, hubiese asumido el control de la casa por si misma, no debió necesitar de un principe para vivir y bla bla bla…. puro gre gre para decir Gregorio… en fondo todas deseamos ser tratadas como princesas, ser amadas y ser respetadas por el compañero con quien nos toca convivir, y esto requiere coraje (no tozudez) para enfrentar las diferencias, y paciencia (no tontura…ojo) para sobrellevarlas… de ambas partes.
Kenneth Branagh lleva la batuta en la dirección de un film que no tiene huecos por ninguna parte, desde el cast impecable, hasta una dirección de arte que deja sin aliento: los salones de palacio, la mansión de Cenicienta, los prados, el puerto y por supuesto un nivel de vestuario alucinante, donde incluso las hermanastras se pueden ver atractivas en sus ajustados corsets (por cierto… no tienen nada de feas las hermanastras pero siguen igual de insoportables)… y tengo que decirlo: la carroza-calabaza es simplemente espectacular con sus efectos de transformación!
Destaco el desarrollo de la tierna relación padre-hijo entre el Rey y el príncipe (Derek Jacobi y Richard Madden) y la espeluznante y conspiradora madrastra interpretada por la inigualable Cate Blanchett que junto con Stellan Skarsgard dan el toque siniestro. Cenicienta, es la delicada Lily James y es perfecta, parece sacada del cuento original, pasitos delicados y vocecita tierna. La fabulosa Hada Madrina es otra inigualable: Helena Bonhan-Carter.
Difícil es resumir todo el cúmulo de sentimientos que me inspiró esta película: un retorno a la inocencia y a la belleza de creer en los cuentos de hadas como los de antes, fue delicioso ver como un chico aun puede invitar a una chica a visitar un jardín secreto, sin que esto signifique arrancarse la ropa, sino que la visita sea simplemente para sentarse en un columpio y enamorarse a la luz de la luna. Lindo sueño no?... pero como siempre, las campanadas de la realidad se encargan de despertarnos bruscamente.
Gracias Disney, menos mal soñar no cuesta nada.

9/5/15

THE AVENGERS: AGE OF ULTRON.
(y no es solo otra película de SuperHéroes)
Me resulta difícil hacer un comentario objetivo sobre The Avengers 2, porque desde el momento en que apareció en pantalla el logo de Marvel, con el mismo leit motiv musical de la película pasada (un score de Alan Silvestri, que en esta oportunidad fue retocado por Brian Tyler y Danny Elfman) supe que estaba perdida. Mis sentidos de araña se dispersaron y por supuesto toda la duración del film la pasé más contenta que un perro con dos colas.
La mega escena inicial con el grupo trabajando en equipo, con sincronía elegante entre los clonc! del Mjolnir de Thor, chiiiiiuuuppppp! de Iron Man, y las ziipppppsss! de las flechas de Hawkeye… sumados a los rrrwaaarrrr de Hulk, los pow! de Black Widow y los clanc! del escudo del Cap!, es fantabulosa…. lamentablemente no fue del todo nueva ya que es la misma que se vio en el tráiler (ahora que lo pienso podría considerarse un error) pero….who cares!
(a partir de aquí hay SPOILERS)
Nuestros héroes en esta oportunidad, se unen para seguir la línea argumental en la que terminó Captain America: The Winter Soldier: con el Shield caído, Hydra escondiéndose pero aun activa y con secuelas de la Batalla de Nueva York por todas partes (que se reflejan además en el universo MArvel de la TV que se interconecta con el MCU) pero con el aditivo de la aparición de una inteligencia artificial con alto índice de megalomanía, “daddy issues” y una ácida personalidad que se parece mucho a su creador. Para mi, este es uno de los puntos flojos, por decirlo de una manera, ya que la premisa de “borrar la humanidad de la faz de la tierra porque son la enfermedad contaminante” no es nueva y aquí se la repite, igualmente el concepto de IA materializada tampoco, pero en el contexto cumple con el cometido, ya que algo que se puede notar es que en toda la película se deben tener extra atención para captar los detalles adicionales por “detrás” de la línea principal: las personas, los elementos, los backgrounds que se conectan con los demás films.
En esta nueva aventura, vemos algunos datos interesantes sobre los protagonistas, que gracias a la acción peculiar de Scarlet Witch (una nueva avenger), son mentalmente manipulados para verse sumergidos en las visiones de sus propios temores y miedos, lo que además es un recurso informativo sobre lo que se viene más adelante en las otras entregas. Se destaca también que en una suerte de resarcimiento para Hawkeye, conocemos su realidad alternativa, y vemos que debajo de esa personalidad ácida late una persona que lucha por su normalidad familiar…y la consigue. Una agradable sorpresa, que inserta sus momentos de tranquilidad en el metraje de la película y que se equilibra con la magnitud de los momentos de acción.
La adición de The Vision, fue como darle un soplo de aire tranquilo, del tipo zen, al grupo. La presencia de Paul Bettany (algo corta quizá), en su caracterización es brillante, la voz tranquila – familiar para todos – y la inocencia marcada en sus gestos y comentarios, pero es una inocencia peligrosa, porque lo que lleva en la frente es como para poner nerviosos a cualquiera (incluso a Thanos!)
Como dije más arriba, mi lado geek estaba en la cúspide de la felicidad, podría decir que esta fue la mejor experiencia Marvel de mi vida, PERO …… (siempre hay un pero, en realidad unos cuantos, que más que criticar serian nada más comentarios adicionales)
1) El caso de Banner y Romanoff me fue un poco estirado de los pelos, si bien Mark Ruffalo y Scarlett Johansson lo hicieron impecablemente, no fueron ellos los que me dieron “ocupado”, fue el contexto en el que fue creada esta suerte de romance entre los dos. Entiendo que el crear el arc de la familia Barton requería darle algún sentido más apropiado a la “buena onda” entre Natasha y Clint, pero eso se pudo haber perfectamente traducido en escenas que desarrollen esa amistad (la escena en el audi recorriendo Sokovia y hablando sobre las modificaciones del comedor en medio de la batalla es un ejemplo)…. no necesariamente creando un romance para Natasha.
2) Quicksilver: para que presentar un personaje con bombos y platillos – en la promoción previa - para después sacarlo de escena? Si querían sangre, dolor y lágrimas, porque no sacar a Hawkeye – tíldenme de villana – que ya se hizo querer lo suficiente como para sufrir y hacer sufrir. El pobre Pietro es tan rápido, que también se fue muy rápido… (ojo no sean mal pensados). OBS: Rondan teorías de que resulta que “no está muerto” asi que todo es posible más adelante. *cof* Coulson *cof*
3) En general me pareció que la película estructuralmente es la misma que la anterior, y las escenas épicas de acción – que cortan la respiración en el momento – son casi iguales a las de la primera película, o sea el mismo estilo de “rescates”, enfrentamientos, y al final el equipo se junta para la “toma” grupal, etc… es como que todo resultó familiar. No se si es bueno o malo, pero dada la expectativa, creo que se esperaban cosas diferentes. (Nos volvemos exigentes a estas alturas)
En otros comentarios y reviews he leído muchas críticas sobre la veracidad de muchos elementos, desde el timeline, hasta la rapidez con la que Ultron construye sus robots (que resultó tanto o mas rápido que Tony en construir sus trajes), etc, pero siempre me apoyo en la premisa de que al momento que se tiene a un rubio musculoso con un martillo que vuela, en una película, debemos atenernos a las manipulaciones de la “realidad”.
A estas alturas creo que soy capaz que analizar y seguir los detalles de uno o varios storyarcs hilando la continuidad (de las pelis, porque si hablamos de los comics es otra cosa completamente diferente), y personalmente es una exigencia que las historias tengan sentido, y yo creo que The Avengers: Age of Ultron, cumple con el cometido de seguir un cierto “sentido”. Hay recursos que parecen salidos de la galera (como ejemplo el Helicarrier de Fury) pero que provienen de otros elementos interconectados en TV (Agents of Shield), y eso si puedo considerar como una falla importante con respecto al público, que se toma con gusto el trabajo de analizar las escenas y hacer las conexiones, que no sigue las ramificaciones en TV o se toma al pie de la letra los comics.
¿Qué les puedo decir para cerrar? ¿Qué quisiera haber escrito sobre más detalles? Totalmente, porque muchas escenas tienen tanto que desmenuzar y analizar, para bien y para mal, y me quedo corta.
Si tengo que calificarla, le pongo… 9.5/10 (porque el 10 lo tiene Daredevil de Netflix jaja), vayan a verla, siéntense casi tres horas a sorprenderse y a elegir que bando seguir y al salir del cine, como mínimo saldrán tarareando el tema de los Avengers en la cabeza, y eso es genial!
P/d: Debo agregar que Captain America: The Winter Soldier tiene, de mi parte, 9,9/10 de puntuación

23/4/15

DAREDEVIL, UNA SERIE SIN MIEDO.
Netflix, 2015

En esta última semana el hype que tiene que ver con los superhéroes llegó hasta los limites insospechados, con el inicio de la recta final para el estreno de The Avengers: Age of Utron, que significa una proliferación (y hasta podría decirse exageración) de clips, cortos, entrevistas, rumores, etc, y el lanzamiento (primero filtrado y después en forma oficial) del trailer de la esperada BatmanVSuperman de Zac Snyder. Dos dignos contrincantes que juegan “tu a tu”, en un terreno bien delimitado por los fans de Marvel y DC…pero por supuesto, su alteza real la madre de todas las trilogias, Star Wars, con The Force Awakens, vino a poner orden en la casa y mandar a los niños a dormir. (porque así fue, los 88 millones de views del trailer en 24 horas lo demuestran).
Pero el tema que me trae aquí, es un poco más puntual, lejos de los mega estrenos y las sagas multimillonarias: más a “street level” (que es la etiqueta que decidieron darle) llegó el Avenger (porque eso es en el universo Marvel) Daredevil, El Hombre Sin Miedo, por Netflix (con mamá Marvel detrás y basado en la obra de Frank Miller) directo a nuestras computadoras y con trece capítulos de un zopetón, como para no tener ninguna excusa de no verla.
Todo se inicia con una premisa bastante sencilla: Matt Murdock, un joven abogado, que a los 9 años perdió la visión a causa de un accidente en el cual sus ojos fueron salpicados por algún tipo de sustancia tóxica, y que en compensación sus demás sentidos se vieron desarrollados hasta el punto de usar esas nuevas habilidades para luchar contra el crimen en el infame Hell´s Kitchen, un barrio particularmente complicado de Nueva York, que después del “incidente” que significó el paso de la invasión alienígena que vimos en The Avengers, quedó a merced de oportunistas y mafiosos desarrolladores inmobiliarios.
Esta premisa ya fue vista en la no siempre bien recordada “Daredevil” del 2003, protagonizada por Ben Affleck (asi mismo…el nuevo Batman! Quien lo diria..), que personalmente – y perdón por la herejía – no me pareció taaan mala, y a lo largo de la serie se ve bien reflejada en una serie de flashbacks emotivos y según sea el momento, desgarradores.
Pero esta no es la principal particularidad de una serie que podría haberse tratado como una del montón: Daredevil es una serie VIOLENTA, si, así con mayúsculas: los mafiosos vienen de la escuela de Al Capone, los policías son corruptos y el dinero sucio llega hasta debajo de las faldas de doña Justicia. Y en medio de todo eso, con una mochila interior cargada de dudas, cuestionamientos acerca del bien y del mal, y soledad, nuestro enmascarado amigo trata de tomar cartas en el asunto y siempre termina literalmente en la lona, amoratado, sangrante, hecho una piltrafa, que si no fuera por la ayuda de cierta enfermera y su propia manera de autocurarse (o tratar de) con meditación, la serie hubiera durado bastante menos.
La serie es una amalgama de culturas, multilingüistica, oscura, con escenas hasta difíciles de aguantar por su crudeza (hasta podríamos oler el sudor y la sangre en medio de los golpes), por el nivel de violencia física que nos choca y en momentos hasta nos revuelve; pero que nos lleva a otro nivel de realismo que no siempre se ve en este tipo de personajes.
Algo que quiero mencionar es que no siempre, cuando se ven personajes de culturas y razas diferentes usan sus propios idiomas, son ellos los que deben hablar el ingles; aquí tenemos completas escenas de unos buenos minutos entre el villano y una dama china en mandarín, nuestros personajes principales se pliegan a un relativamente buen español en conversaciones importantes y con diferentes personajes, lo mismo que los personajes rusos hacen lo suyo en su idioma. Ese cuidado del detalle da una idea de cómo se trabajó en algo más que la lectura de líneas y peleas coreografiadas, que aquí entre nos, son de lo mejor que se ha visto hasta el momento! (me remito a los últimos 10 minutos del Ep 2: Cut Man...IMPERDIBLE!) 
El cast no pudo haber sido mejor tratado: Vincent D`Onofrio, que tiene en su haber algunos villanos icónicos, se borda al millonario Wilson Fisk, tímido con las mujeres, y a la vez tan violento como salido de una película de Tarantino; de soporte está Deborah Ann Woll, de la también violenta True Blood, con el papel de Karen Page, la asistente-secretaria-amiga del protagonista que tiene toda una linea argumental propia, un desconocido para mi Elden Henson como Foggy Nelson, el abogado colega, que aporta un cierto aire fresco con algunas salidas cómicas. Rosario Dawson es la enfermera que ayuda a “parchar” literalmente al pobre Matt (como eco a la figura de la “Night Nurse” del comic) y por supuesto, el protagonista principal: Charlie Cox, que no tiene nada de lo que fuera su papel del tierno Tristan en Stardust: creíble como invidente, imposible de identificar cuando es el doble y cuando no, en las escenas físicas (asumimos que las rebuscadas piruetas no las hace él pero no se nota) y como todo actor nacido y entrenado en la isla de la Reina Elizabeth, solo podemos esperar emoción a flor de piel, desde la pena, la rabia, la impotencia, el dolor de las heridas, y hasta el charme del flirtreo, en su mejor expresión.  
En resumen, no quiero decir que esta serie es todo lo que los fanáticos de Marvel estaban esperando, porque no tengo idea. Lo único que puedo decir es que con Daredevil el género dio un paso diferente, accesible y amoldable a cualquier público adulto, porque esto es: un superhéroe para adultos con sus luces y sombras y que tal es su profundidad, hasta casi teológica, que nos hacemos eco en una frase que se suelta en un momento particularmente destacado, en donde el protagonista cuestiona la existencia del diablo a un sacerdote amigo, quien le responde: “Si Matt, he visto el diablo…y creo firmemente que camina entre nosotros”.
¿Será esto realmente lo que lleva a Matt Murdock convertirse en vigilante? Es cuestión de tomarse el tiempo y sacarse las propias conclusiones.

25/12/14

El enlace

El limpio ambiente invitaba a la reflexión. Todos los elementos de la sala estaban dispuestos en lugares adecuados, ordenados correctamente y preparados para cualquier emergencia.
En ese lugar, una silla era ocupada por una mujer de mediana edad que según se desarrollaba su conversación, sorbía una perfumada infusión de menta.

-          … a medida que las decisiones vienen, una tras otra, a veces es un poco complicado llevarlas a cabo ¿sabes? Se superponen y no creo que en la planta sean lo suficientemente rápidos con las modificaciones estructurales. ¡Si vieras los planos! Son un verdadero caos...no por el desarrollo en si, sino por la falta de orden. Estamos entrando en una etapa a contrarreloj y eso se nota en todo el proceso. La nueva aleación de titanio para el escudo, me temo no sea suficiente para el tamaño que debe tener. El cañón de plasma sigue siendo eficiente, pero ya nos hemos visto en figurillas en ciertas ocasiones… ¿te acuerdas esa vez en las Galápagos?...esas islas, qué pena hayan terminado convirtiéndose en foco de contaminación después de la explosión del reactor…pero quien imaginaria que los kaijus pudieran ser lo suficientemente inteligentes como para comprender el funcionamiento de una planta nuclear de esa tecnología….y puede sonar muy sentimental de mi parte…¡pero pobres tortugas! – hizo una pausa para esbozar una sonrisa amarga - ¡claro que soy sentimental! Siempre lo fui, tú mejor que nadie me conoces….  En el campo eres más calculador y yo más dada a la acción pero por eso es que nos llevamos muy bien! Jajaj – otra pausa incómoda –

En la ventana se filtraban por el cortinado los tenues rayos de un tímido sol que se abría paso en la nubosidad de esa mañana de diciembre. En la habitación, un pequeño árbol de navidad adornado con colgantes y luces multicolores era el mudo comunicador de las fechas festivas cristianas que se acercaban.

-          Hoy recibí las ultimas instrucciones… - continuó ella después de un largo sorbo del humeante líquido – y debo prepararme para dejar la ciudad. De hecho, de aquí voy directo al aeropuerto. Había decidido no regresar al frente pero no puedo negarme, además quedarme…. – la pausa que se vino a continuación era acompañada por el leve temblor de su mano delatado por el tintineo de la taza de porcelana al ser colocada sobre el platillo - … me han dicho que no sirve de mucho… - esto último era dicho con una significativa mirada hacia su silencioso interlocutor - En Hawai se espera un enfrentamiento como nunca visto y están reclamando a todos los pilotos….– colocó el juego de té sobre la mesa cercana y se adelantó sobre si misma para apoyar los codos en las rodillas y juntar las manos en expresión dubitativa –  ¡No sé qué hacer!... Esto no será lo mismo, siento que me falta lo más importante. Estoy preparándome para una batalla en la que no estoy completa y no puedo compartir esto con nadie. El Consejo fue claro al decir que la unidad que me asignaron es la más importante… o sea, sé que es la más eficaz, porque tú y yo participamos en su creación, pero no es lo mismo. Sus doce misiones fueron perfectas, solo en la última es que… bueno, sucedió lo que sucedió. Y, casi tres años después la vuelven a poner en actividad. -

El reloj de pared seguía con su tic tac interminable como signo irremediable del paso del tiempo. Un reloj antiguo para una sociedad tecnológicamente avanzada era como un recordatorio de que lo único estable en toda la vorágine actual era el tiempo. Otro pitido de cadencia irregular se sumó al conjunto de pitidos circundantes y provenía del pequeño artefacto que la mujer llevaba en uno de sus bolsillos. Ella no se molestó en mirarlo, sabía perfectamente de que se trataba.
Extendió su diestra, aun tibia por el contacto con la taza, y con ella apretó con suavidad la mano estática de su interlocutor.

-          Solo quisiera saber si estoy haciendo lo correcto al abandonarte. Porque…en realidad no sé si voy a regresar. – la voz era muy baja y sonaba anegada y acuosa - ¿no tienes algo para decirme? No sabes cuanto necesito escucharte…  – ella levantó la vista hacia la silueta que permanecía en silencio, un silencio apenas roto por la débil respiración y los incesantes ruidos de las máquinas que mantenían con vida ese cuerpo delgado que yacía en esa cama de hospital.

Estaba allí hacia tres años, inmóvil y vegetal; ese brillante cerebro dormido para siempre según el trágico diagnostico, pero para ella aun latente y expectante. El era su par, su otra mitad. Imposible dejarlo morir sin que ella misma muriera un poco. El enlace que compartían era más fuerte que cualquier otro. Estaban unidos en cuerpo y mente, mientras él siguiera respirando.
Ella siguió apretando más fuerte su mano, y observó esperanzada alguna reacción en los monitores de control. Nada. Seguían las mismas monótonas lecturas, el mismo latir lento del corazón y todas las funciones vitales a su ritmo habitual.
Al ponerse de pie, la oficial soltó lentamente la mano y se acercó al borde de la cama para inclinarse sobre el cuerpo delgado de su esposo y estampar un delicado beso en sus labios secos, dejando gotear sobre la mejilla pálida una pequeña lágrima. La secó con un rápido movimiento sin dejar de mirarlo fijamente como si lo estuviera desafiando silenciosamente a que abriera sus azules ojos tanto tiempo cerrados, en una suerte de Blanca Nieves invertido. Volvió a mirar el monitor y seguía impasible con sus mismas lecturas.
Suspiró al enderezase y alisando su uniforme, se cuadró y despidió a su marido con el saludo militar que corresponde a un oficial de rango similar, y antes de que su corazón se rompiera en pedazos, se retiró con paso firme hacia la salida donde un vehículo la esperaba para trasladarla a una misión que podría ser la final.

Al momento de salir del hospital, en la habitación que había abandonado, un pitido diferente empezó a sonar y en el monitor de control, las lecturas habían cambiado y el tranquilo corazón del ocupante empezó a latir un poco más rápido. La mano de Max, que Violet sujetara momentos antes, se había movido.